Incompatibilidades del personal militar

Cómo decía por mayo, el blog está en punto muerto. Aún así vamos a aprovechar el tiempo libre que nos ofrece el verano para aportar algo de contenido al mismo. Y sobre todo tratar un tema que se quedó en el tintero cuando me embarqué en otros proyectos. El tema que vamos a tratar en esta entrada es de gran interés práctico, por la gran casuística que produce tanto en los miembros de los Ejércitos, cómo en los de la Guardia Civil. ¿Quién no se ha preguntado alguna vez si puede trabajar en otro sitio?

Son muchos los compañeros que durante su vida militar se plantean, por unos u otros motivos, el compaginar la milicia (o el servicio en la Guardia Civil) con algún otro empleo o incluso con emprender por cuenta propia. Suele ser también un tema de discusión habitual en los corrillos en las cantinas, donde casi siempre se llega a la única conclusión de que en tales casos se sufre el rigor de la hacienda pública. Pues bien, dejando de lado los aspectos fiscales, vamos a intentar trazar unas lineas generales que nos ayuden, en la medida de lo posible, a saber que podemos y que no podemos hacer en este caso.

En primer lugar enumeraremos la normativa rectora en cuanto a esta materia: Tenemos de un lado la Ley 53/1984 de incompatibilidades del personal al servicio de las Administraciones Públicas, que nos es de aplicación conforme a lo estipulado por el artículo 5 de la Ley 39/2007 de la carrera militar. Por otra parte tenemos un reglamento específico para el personal militar, que es el Real Decreto 517/1986 de incompatibilidades del personal militar.

Afianzada la aplicación de la Ley 53/1984 (en adelante la Ley) al personal militar según lo dispuesto en el artículo 2.1.a de la misma “El personal civil y militar al servicio de la Administración (…)” nos encontramos en el artículo 1.1 de la Ley con una clausula que prohíbe de forma general el desempeño de otro empleo en el sector público, por parte  del “servidor público”, a excepción de ciertos supuestos. También se prohíbe de forma expresa el percibir más de un salario procedente de otra Administración Pública. Simplificando el concepto, esto supone que no se podrá prestar servicios ni cobrar en más de una administración al mismo tiempo, eso sí, exceptuando de los supuestos comprendidos en la propia ley, en los que sí se podrá hacer.

No vamos a enumerar exhaustivamente los supuestos excepcionales comprendidos en la Ley que sí nos permitirían trabajar paralelamente, tanto en el sector público cómo en el privado, para trazar como dijimos unas lineas generales que nos orienten.

En cuanto al sector público, del desarrollo del articulado de la norma desprendemos que se pueden desempeñar funciones en otra administración (órgano, cuerpo, ente, empresa…) en los siguientes casos (que nos sean de interés):

  • Desempeño de funciones docentes en la Universidad, en régimen de dedicación no superior a la parcial y por un tiempo determinado.
  • Los casos que por interés público determine el Consejo de Ministros o el órgano de gobierno de las Comunidades Autónomas en el ámbito de sus competencias.

En cualquier caso para el ejercicio de una segunda actividad será necesaria la autorización previa y expresa de compatibilidad.

Existen otras consideraciones respecto a desempeñar funciones en cargos electos democráticamente, las cuales no vamos a tratar debido a la imposibilidad de concurrir a las elecciones por parte de los militares en activo.

En lo que respecta al sector privado, hay que señalar que en el artículo 11, se prohíbe el desempeño de otras actividades siempre que estas estas se relacionen directamente con el puesto en el que esté destinado. Un ejemplo fácil de entender sería la incompatibilidad de desempeñar una segunda actividad por parte de un encargado de compra de material, en una empresa que suministre el referido material. La mayoría de los supuestos de prohibición de la Ley respecto al sector privado giran en el mismo sentido (conteniendo matices cómo la participación en el capital de las empresas, etc.). También aquellos en la que la realización de la segunda actividad requiera de la presencia efectiva del implicado en tiempo igual o superior al que dedica a su puesto en la Administración (siempre que éste no sea tiempo parcial) y en los supuesto en los que el sujeto tenga concedida la compatibilidad para desarrollar otra actividad pública y la suma de ambas jornadas sea igual o mayor que el máximo de las Administraciones Públicas. También será necesaria la concesión de la autorización de compatibilidad en el caso del sector privado.

Esto es lo que contiene, de forma general, la Ley 53/1984. Ahora veamos el Real Decreto 517/1986 (en adelante RD), en el cual nos encontramos de las particularidades propias de los diferentes cuerpos y escalas de las FAS.

Como no puede ser de otra forma, el RD suscribe todo lo contenido en la Ley, en cuanto a prohibiciones respecto al sector público y privado.

Añade en cuanto al sector privado, que no podrá desempeñar ningún otro empleo que supere la jornada de 20 horas semanales (art. 9).

Así mismo, en el artículo 10 del RD se enumeran una serie de prohibiciones expresas, de las cuales mencionaremos algunas a modo de dejar patente la relación del destino con la posible prohibición:

  • El ejercicio como Procurador, o cualquier profesión que pueda suponer la presencia del interesado en los tribunales durante el horario laboral.
  • El desempeño de gestoría administrativa, como titular o empleado en tales oficinas.
  • El personal de unidades de contratación con empresas suministradoras (como ya vimos).
  • Jefes de unidades de recursos con el ejercicio de la abogacía, en defensa de intereses privados o públicos contra la administración.

Estos entre otros ejemplos comprendidos en el RD nos hacen comprender el fundamento de la prohibición.

En el artículo 13.1 del RD, nos encontramos con una clausula controvertida, ya que se determina que no podrá concederse el permiso de compatibilidad para aquellos militares que estén destinados en puestos que supongan la percepción del complemento de dedicación especial. ¿Supone ésto que nadie destinado en una unidad en la que se disponga del citado complemento puede ser autorizado a desarrollar una segunda actividad? o ¿tan solo quiere decir que aquellos que tengan concedido la compatibilidad no podrán percibir el complemento?

Conclusiones: Lo que sí queda claro es que la gran parte de las prohibiciones están relacionadas con el puesto de destino y aquella actividad que se pretenda desarrollar, es decir, la relación que exista entre un puesto u otro. Según la normativa no podremos desarrollar actividades en las cuales saquemos provecho de nuestro destino o que por contrario, sean actividades que atenten contra los intereses de la Administración o nuestro destino dentro de ésta. Por tanto con la previa autorización podremos desarrollar actividades que no estén relacionadas con nuestro puesto y que no superen las 20 horas semanales. Salvando la clausula del artículo 13.1 RD.

Un saludo.

 

Anuncios

14 comentarios sobre “Incompatibilidades del personal militar

  1. Entonces por ejemplo podría ser fotógrafo los fines de semana con menos de 20 horas y con el carácter militar pagando mis impuestos? Gracias, espero respuesta

  2. Pues está fatal. Dice que se puede presentar a unas elecciones un militar. Pues no es verdad. Precisamente en la ley de personal lo recoge y dice que si es elegido pasará a excedencia extraordinaria. Lo que no se puede es pertenecer a un partido político. Eso si. Pero puede aparecer en las listas para ser elegido como independiente sin estar afiliado, como pasa también con los jueces.

    1. Buenos días y feliz año. En la entrada se afirma la imposibilidad de ejercer el sufragio pasivo por parte de los miembros de las Fuerzas Armadas. Esta afirmación se mantiene. Así mismo, añadimos que el hecho de que este derecho se ejerciese mediante la pertenencia a un partido político o no es totalmente indiferente (no es así, ya que debido al sistema electoral que rige nuestro país, para concurrir a unas elecciones hay que formar parte de la lista electoral de algún partido, aunque dentro de ésta, se sea independiente, aunque eso es arena de otro costal.). Lo que determina la posibilidad de que un miembro de las FAS pueda ser elegido democráticamente, es que previamente haya pasado a la situación de excedencia voluntaria por interés particular. No sucede al contrario cómo usted afirma. Así lo podrá comprobar en el contenido del artículo 15 de la Ley Orgánica 9/2011 de Derechos y Deberes de los miembros de las Fuerzas Armadas, el cual se refiere al derecho de sufragio:

      Artículo 15 Derecho de sufragio

      1. Los miembros de las Fuerzas Armadas tienen derecho de sufragio activo; lo pueden ejercer de conformidad con lo establecido en la legislación sobre régimen electoral general. Las autoridades competentes y los mandos militares establecerán los procedimientos y medios necesarios para facilitar el voto de los militares que se encuentren en cualquier destino y misión, en especial fuera del territorio nacional o cuando estén de servicio o guardia coincidiendo con jornadas electorales.

      2. Los militares se encuentran incursos entre las causas de inelegibilidad que impiden el ejercicio del derecho de sufragio pasivo. Para ejercer este derecho deberán solicitar el pase a la situación administrativa prevista, a estos efectos, en la Ley de la carrera militar.

  3. Buenos días, muy clarificador el artículo, y me gustaría realizar una pregunta más específica respecto a la incompatibilidad con el sector público. ¿Puede trabajar como profesional libre un militar es situación de reserva activa para una empresa concertada con la Administración?. Por mas que me leo la ley no saco nada en claro…… Gracias

    1. Buenos días y muchas gracias.

      En estos casos es primordial atender a las características particulares que concurren en cada supuesto. Al encontrarse en situación de reserva, seguirá percibiendo un salario proveniente de una Administración, con lo que no sería compatible el percibir otro que provenga de la misma o de otra Administración, por determinación del Art. 1.2 de la Ley 53/1984. Vemos por tanto que en el supuesto que usted menciona el hecho diferenciador va a ser la naturaleza jurídica de la empresa, es decir, esclarecer a que se refiere con “empresa concertada”. En caso de ser entidades de derecho público (empresas públicas, consorcios participados por administraciones…) como norma general nos encontraríamos con un supuesto de incompatibilidad. No sería el caso si la empresa a la que se refiere es una empresa de capital privado que contrata con la Administración, ya que en última instancia el salario percibido no provendría de una Administración Pública. No obstante se debería seguir cumpliendo con el resto de determinaciones establecidas en el régimen de incompatibilidades.

      Espero haber aclarado un poco el asunto, aunque es cierto que es de cierta complejidad. Como le decía al principio las circunstancias particulares de cada caso pueden decantar la respuesta en un sentido o en otro.

      Un saludo.

      1. Muchas gracias por la rapidez en la respuesta, efectivamente es una empresa de capital privado que concierta con la administración, y que además el sujeto no percibe una remuneración como empleado, sino como profesional libre. Gracias de nuevo y saludos cordiales

  4. Buenos días.

    Gran entrada. Aún así, me surge alguna duda. En mi caso, estoy estudiando un grado universitario y estaba interesado en realizar a cabo las prácticas en una empresa privada. Entiendo por lo que he leído (no viene nada en sentido contrario) que las prácticas universitarias en empresas deberán ser tratadas como si fueran un trabajo normal, ¿verdad?. Además, la empresa en cuestión está directamente relacionada con mis funciones actuales, con lo que entiendo que es definitiva la incompatibilidad.

    Muchas gracias de antemano!

    Un saludo!

  5. Sigo sin tener claro la aplicación del artículo 13.1 RD, en mi caso, ocupo un destino en el que cobro complemento de dedicación especial y quisiera trabajar en el sector privado, ¿cómo lo interpreto?, dejo de cobrar dicho complemento o no podría trabajar por tenerlo.
    Gracias de antemano.

    1. En la práctica se están dando diferentes situaciones en la tramitación de las solicitudes, dependiendo de la Unidad de destino. En cualquier caso el contenido de la norma es claro, es incompatible la percepción del CDE con la autorización para desarrollar otra actividad profesional.

      Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s