Nuevo Régimen Disciplinario de las FAS. 2ª parte.

Después de haber tratado el Titulo I referente a los tipos de faltas y sus sanciones, ahora vamos a ver que nos depara el Titulo II del próximo Régimen Disciplinario,en el cual se recoge la potestad disciplinaria y la competencia sancionadora.

En primer lugar, como se reconoce en el Artículo 26, la potestad disciplinaria es aquella que permite imponer sanciones. En el propio artículo se le atribuye esta potestad a diferentes sujetos, situados en diferentes puestos de la jerarquía militar, comenzando por el Ministro de Defensa y acabando por los jefes de pelotón (o unidad similar). Cabe destacar que esta potestad sancionadora es aplicable frente a aquellos subordinados que se encuentren en la misma estructura tanto orgánica, como operativa. Un ejemplo muy gráfico de este hecho sería  la imposibilidad de que un Sargento Legionario impusiera una sanción a un Cabo de la Armada (a no ser que se encontrasen en una misma estructura operativa, en zona de operaciones por ejemplo. Capitulo III de la presente Ley Orgánica)).

Con esta enumeración de cargos con potestad disciplinaria y con el mínimo establecido de “jefe de pelotón” se resuelve la inconcreta fórmula “y a las demás autoridades y mandos a quienes por su función o cargo corresponda según lo regulado en la presente ley” que aparece en el artículo 5 de la Ley Orgánica vigente, la cual da lugar a situaciones de incertidumbre. Todo esto sin  perjuicio del deber de corrección recogido en el artículo 30.

En los artículos 28 y 29 se especifica la potestad sancionadora sobre los miembros del Cuerpo Jurídico Militar y sobre el Cuerpo Militar de Intervención, respectivamente.

Una importante, novedosa y controvertida figura jurídica aparecida en la nueva Ley Orgánica es la de las medidas cautelares, aparecida en el artículo 31 de la presente, según la cual se reconoce a los mandos con potestad disciplinaria, así como los que ejerzan el  mando de una guardia o servicio, la capacidad de llevar a cabo un arresto cautelar de hasta 48 horas de duración, ante la producción de una falta disciplinaría o cuando fuese necesario para restablecer de forma inmediata la disciplina, evitando así todo el procedimiento sancionador. La institución del arresto cautelar puede suponer una mayor limitación de las garantías jurídicas de los miembros de las FAS, no obstante en el mismo artículo se ha querido subsanar esta situación, con la obligación de informar inmediatamente de esta situación al mando con potestad sancionadora para que decida sobre ello, también con el abono de los días cumplidos de arresto cautelar respecto de la posterior sanción (ejemplo sencillo: si se ha estado arrestado cautelarmente 2 días, ante una posterior sanción de arresto de 6 días solo se cumplirían 4) y finalmente con la posibilidad de recurrir directamente ante la vía contencioso-disciplinaria. Además si finalmente el expedientado no fuese declarado responsable o se le impusiese una sanción inferior a la duración del arresto cautelar, éste sería indemnizado con el importe fijado para la dieta en territorio nacional, por los días de arresto cumplidos de más.

En cuanto a la competencia sancionadora recogida en el artículo 32, creo que basta con delimitar los puntos fundamentales que marca la ley para atribuir la citada competencia, ya que esto complementará lo dicho sobre las faltas aquí. Empezando por el Ministro de Defensa, éste puede imponer todas las sanciones, según van descendiendo los escalones, se va perdiendo capacidad de sancionar. Llegando a les escalones más básicos, un jefe de Regimiento o similar puede imponer todas las sanciones por falta leve (se entiende pues que no conoce de las graves y muy graves). Un jefe de Batallón o similar: reprensión, sanción económica de hasta siete días y arresto de hasta cinco días. Jefe de Compañía o similar: reprensión, sanción económica de hasta cinco días y arresto de hasta tres días. Jefe de Sección: reprensión y sanción económica de hasta tres días. Finalmente el jefe de Pelotón tiene la capacidad de reprender.

Ésta entrada, al igual que la anterior (y las que vendrán), referente al nuevo Régimen Disciplinario, son simples aproximaciones a la norma, que intentan demarcar unas lineas sencillas de lo que va a suponer en nuestro día a día, la próxima entrada en vigor de la ley. Como ya dije, lo mejor es leerla al completo, que os recuerdo, tenéis disponible para su descarga en la primera parte del análisis y resolver las posibles dudas.

Un saludo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s